5 consejos para elegir el mejor Viaje de Egresados

 

1. Lo más importante: estar atentos a todas las cuestiones legales:

Es básico ocuparse de todas las cuestiones legales antes de contratar cualquier viaje y tener en claro cómo es el contrato que van a firmar. Muchas veces, es complicado para los padres ocuparse de absolutamente todo, así que intenten facilitarles esta cuestión investigando un poco.  En primera instancia, busquen en  http://www.turismo.gov.ar/turismo%20estudiantil si la agencia de viajes que quieren contratar tiene el Certificado Nacional de Autorización para Agencias de Turismo Estudiantil y entre sus destinos está el elegido por el curso. Si la empresa está en ese listado, significa que el viaje está asegurado. El segundo paso es conocer los diferentes modelos de contrato y normativa, y la documentación que le pueden exigir a la empresa para asegurar que todo este en regla (habilitaciones del hospedaje, transporte, comidas y excursiones diurnas, seguro médico y de asistencia al viajero). En Turismo Estudiantil pueden enterarse de todas estas cuestiones. Otras puntos a tener en cuenta: debe haber un coordinador cada 35 estudiantes (si son 36 debe haber dos coordinadores), se considera incumplimiento de contrato cuando: el viaje no se realiza en la fecha pactada, no se cumple con el pago a sus prestadores (por ejemplo si un hotel cancela las reservas por esa razón) o si la empresa informa que no puede cumplir con sus obligaciones. Cuando hayan terminado de investigar por su cuenta, asegúrense de revisar estos puntos junto con sus padres, para quedarse completamente seguros de todo. Otra opción para asesorarse es con la Asociación de Padres del Turismo Estudiantil.

2. El valor del viaje es importante:

Ok, quizás para tu familia no implique un gran esfuerzo pagar un viaje a Bariloche, Brasil, Córdoba o cualquiera sea el destino elegido para su viaje, pero muchos de tus compañeros pueden estar en una situación económica diferente. Es fundamental que hablen entre ustedes antes de empezar a elegir la empresa y tengan en cuenta a esos compañeros que quieren irse de viaje de egresados, pero les va a costar mucho pagarlo o directamente no pueden hacerlo. Esto es un punto importante a considerar a la hora de negociar con las empresas el tema del precio y los liberados. SIEMPRE es mejor que vaya el curso completo y compren un viaje más barato, a que falten 3 o 4 personas por querer comprar una noche más de boliche, la cena de velas o ir dos veces a hacer culipatín.

3. Elijan MUY BIEN a los acompañantes:

Cuando lleguen a Bariloche todo va a ser euforia y va a ser perfecto para ustedes, incluso si les dieron una habitación donde no anda la calefacción. Tampoco van a tener ganas de pelear con los coordinadores porque pagaron por una habitación de a 3 o 4 personas y los pusieron en una de 6. Dentro de las posibilidades que tengan, seleccionen a los acompañantes que estén dispuestos a discutir con quién sea para que les cumplan el contrato al pie de la letra. Recuerden que ustedes pagaron por un servicio y les deben cumplir todo por lo que firmaron sin excepción. En el caso que los acompañantes no resuelvan los problemas que surgen durante el viaje, tienen la opción de comunicarse con sus padres y pedirles que realicen una denuncia ante la Subsecretaría de defensa del consumidor o ante la Secretaría de Turismo. Créanme que en pocas horas se presentan en el hotel los inspectores para resolver los problemas y, si es necesario, ponerle multas a la empresa (me pasó en mi propio viaje de egresados).

4. No se dejen influenciar por los jóvenes vendedores:

Las empresas quieren vender la mayor cantidad de viajes posibles y, ¿qué mejor manera de vender que mandando a los colegios a sus vendedores/coordinadores más lindos? Entiéndanlo chicas, están ahí para venderles. Por esto, las van a invitar gratis a los mejores boliches, les van a prometer alcohol, les escribirán miles de whatsapp, les van a decir que son super lindas y re maduras… pero en el momento en que firman contrato con su empresa, de a poquito van a ir desapareciendo y realizando el mismo juego de seducción a la escuela que está a 15 cuadras de la tuya. Lo peor: cuando se suban al micro para Bariloche van a encontrar a dos coordinadores que parecen gemelos de Di Maria, pero sin la inteligencia o habilidad para el fútbol del crack de la selección, mientras que sus hermosos vendedores/coordinadores se van con otro colegio.

5. Si no hay grupo, no hay viaje:

Pueden haber elegido el viaje más caro, con la mejor empresa del mercado, el hotel más grande, todas las noches de boliches y las excursiones más copadas que se pueden ofrecer, pero, lamentablemente, si no es un curso unido la experiencia puede ser de mediocre a mala. Al final, cuando pasan los años, lo que la gente más recuerda son las anécdotas con sus compañeros, la amistad que establecieron con las personas menos pensadas y la que fortalecieron con quienes ya eran amigos. Si no son un curso unido, pueden empezar a organizar reuniones en donde vayan todos, convivencias o fiestas para limar asperezas entre ustedes, entenderse y conocerse mejor. Que las experiencias sean divertidas o aburridas va a depender solamente de ustedes, el destino que elijan sólo será el escenario para vivirlas.

Cuando el piropo se convierte en acoso

Escuchar una grosería por la calle se ha convertido en algo cotidiano para todas las mujeres. Desde que son sólo unas niñas, las chicas aprenden que es “normal” que un extraño se acerque a decirle todas las fantasías sexuales que se le cruzan por la cabeza.  La primera reacción que tienen es asustarse y/o salir corriendo. Pero, a medida que van creciendo, el acoso se intenta ignorar y lo más común es que sigan caminando, como si nada hubiese pasado.

Verónica Lemi  decidió dejar de hacer como si nada pasara y se juntó con un gran grupo de personas para cambiar esta situación. Así formaron la página Acción Respeto: contra el acoso callejero. Este año, por primera vez en Argentina, se realizó una campaña contra el acoso callejero, con un gran éxito en todo el país. La idea fue tratar el tema de una forma gráfica y cruda, buscando generar la situación de vivirlo en carne propia. Más tarde,  la iniciativa se expandió a Chile, Perú, Colombia, México, Uruguay y Ecuador.

Facebook: Acción Respeto

 

Muchas veces se ha escuchado decir que las mujeres exageran ante estas situaciones y ponen la etiqueta de “piropo” a las agresiones. “¿Por qué hay tanta gente que considera que una mujer debería sentirse halagada por un comentario violento y sexual por la calle? Como dice un cartel que anda circulando ¿Por qué tenemos tan claro que te rompería un brazo es violento pero te rompería el orto no?”, preguntan desde Acción Respeto. Si es agresivo, violento o simplemente molesta, deja de ser un piropo y pasa a ser acoso.

Parte de la sociedad culpa a las mismas mujeres por el acoso que sufren. Es que parece ser que para algunos ponerse una remera que muestre el vientre o usar unas leggins incentiva a los hombres a decir groserías. “Es importante que las mujeres sepan que no son culpables de lo que un desconocido haga o diga, que no pasa por la forma de vestir y que el que está actuando mal es el hombre que decide agredirla”, afirman desde Acción Respeto. Poder ponerse la ropa que uno quiere y poder expresarse a través de ella, es un derecho que todos los seres humanos tienen, sin excepción de género.

Pero, ¿cómo deberían actuar las chicas ante el acoso? Desde Acción Respeto la sugerencia es que no se queden calladas ante las agresiones: “Es recomendable que respondan y expresen su descontento con la situación, que no se queden calladas porque eso es lo que les enseñan desde chicas, a agachar la cabeza y apurar el paso, pero también que evalúen la situación y no se pongan en riesgo innecesariamente”. Es importante tener en cuenta que no es lo mismo contestarle a un hombre a plena luz del día y con una calle llena de gente, que responder cuando están solas. Al no saber como va a reaccionar el otro ante una confrontación, lo primordial es la seguridad física de cada una.

Facebook: Acción Respeto

Facebook: Acción Respeto

Y vos ¿Sufriste alguna vez acoso callejero?¿Cómo actuaste? Contanos tu opinión a través de las redes sociales con  el hashtag #SelfieFansBlog o dejanos tu comentario.